NEUROFISIOLOGÍA: Sistema Nervioso y Aparato Locomotor - Fisico.TV

NEUROFISIOLOGÍA: Las funciones del sistema nervioso relacionadas con el aparato locomotor

En líneas generales, no se le da la importancia que tiene a la neurofisiología y se tiende a pensar que la terapia manual se basa en el tratamiento de nuestros músculos, tendones, articulaciones, etc. Es decir, en el tratamiento de nuestro aparato locomotor en general.

Esta es una opinión muy extendida entre la población, pero como fisioterapeutas debemos rebatirla con argumentos sólidos.

El aparato locomotor no es nada. No es capaz de cumplir sus funciones si no esta activado por el sistema nervioso, tanto el voluntario como el sistema nervioso autónomo. Por lo tanto, todos los mecanismos que forman parte de las funciones del aparato locomotor (el movimiento, la postura, los reflejos…) están controlados por el sistema nervioso.

El conocimiento de la neurofisiología y su relación con el aparato locomotor será el primer paso que demos. Con él, podremos entender cómo vamos a utilizar la terapia manual y el alcance que van a tener nuestros tratamientos mas allá de los efectos mecánicos locales.

A continuación, vamos a ir explicando punto por punto cuáles son los elementos fundamentales del sistema nervioso. También veremos cómo este se relaciona con nuestro aparato locomotor.

Si entendemos bien este apartado, seremos capaces de aplicar cualquier método de terapia manual de una forma totalmente razonada.

Pongamos máxima atención para poder entender posteriormente cuáles son los mecanismos por los que nuestro tratamiento tiene resultados generales en nuestro organismo y mucho más allá del simple resultado local.

Sistemas de integración, sistema nervioso y sistema endocrino

Los sistemas de integración se ocupan de coordinar todas las funciones de los diferentes sistemas de nuestro organismo. ¿Cómo lo consiguen? Mediante mecanismos de regulación y con el fin del mantenimiento de la homeostasis general.

Ellos hacen que los diferentes sistemas (musculoesquelético, circulatorio, respiratorio, digestivo, etc.) se comuniquen entre sí. Aun así, esta comunicación no se da de una forma directa, sino a través de complejos mecanismos diseñados de una manera muy “inteligente”. Proporciona todo tipo de estrategias de seguridad las cuales son capaces de bloquear determinados efectos en cadena que podrían suponer un perjuicio para la supervivencia.

¿Cuántos tipos de sistemas de integración de nuestro organismo existen? Podemos encontrar dos:

  • Sistema endocrino.
  • Sistema nervioso.

¿En qué se diferencian?

El sistema endocrino se encarga de transportar información a todas las partes de nuestro cuerpo de una forma relativamente lenta, si tomamos como referencia el sistema nervioso. Esto lo consigue mediante la secreción de sustancias químicas y a través de la sangre y los líquidos corporales.

El sistema nervioso, en cambio, transporta las informaciones de una forma casi instantánea. Para lograrlo, se vale de impulsos eléctricos y canales propios (los nervios).

Los dos sistemas funcionan en colaboración para “gobernar” las funciones corporales, nuestro comportamiento, nuestros ciclos de actividad y reposo, nuestros movimientos, nuestra postura, etc.

¿Qué podemos decir del sistema nervioso?

Podríamos comparar a nuestro sistema nervioso con un sistema informático en el cual hay tres partes:

  1. Un ordenador central, que en este caso sería el cerebro.
  2. Una vía común de comunicación, que encontraríamos en la médula. Esta sería algo como el sistema de “biocables” que llevan a la siguiente parte.
  3. Los “terminales finales”, que serian los órganos que tienen que ejecutar las diferentes acciones. 

Además, debemos tener en cuenta que este camino funciona en ambos sentidos. Estos terminales finales, que son nuestros órganos, también pueden enviar informaciones hacia el ordenador central, nuestro cerebro. Una vez lleguen allí, este las procesará para dar nuevas órdenes adaptadas a cada situación.

  • A las informaciones que viajan desde el cerebro hasta la periferia se les llama «eferencias». Y a las vías que los transportan, «vías eferentes«.
  • Por el contrario, a las informaciones que viajan desde la periferia hacia el cerebro se las conoce como «aferencias». Y las vías de transmisión se denominan «vías aferentes».

Por otro lado, tenemos que saber también que, dentro de las funciones que controla nuestro sistema nervioso, nos encontramos con dos tipos. Tenemos las acciones voluntarias y las involuntarias, que son regidas por distintas partes de este sistema de integración.

Divisiones del sistema nervioso

Para su estudio, vamos a dividir el sistema nervioso de dos maneras.

Por su funcionamiento:

  • Sistema Nervioso Voluntario (S.N.V.).
  • Sistema Nervioso Autónomo (S.N.A.), formado por el sistema nervioso simpático y el parasimpático.

Por su localización:

  • Sistema Nervioso Central (S.N.C.), formado por el encéfalo y la médula espinal.
  • Sistema Nervioso Periférico (S.N.P.), compuesto por los diferentes pares craneales y espinales.

Este último es el que se encarga de recoger la información en la periferia y transportarla al sistema nervioso central. En él, se procesa y se genera una respuesta adaptada que viajará, otra vez a través del sistema nervioso periférico hasta las zonas estimuladas. Es aquí donde se ejecutará la reacción en el órgano diana.

La información recogida puede proceder de dos lugares:

  • Del exterior de nuestro cuerpo (a lo que conocemos como exterocepción). En este caso podemos hablar de sensaciones como la temperatura ambiente, la presión, etc.
  • Del interior de nuestro organismo (lo que conocemos como propiocepción). Esta procede de los músculos, las articulaciones e incluso de nuestras vísceras.

Tanto las ordenes que van hacia el sistema nervioso central, a las que llamaremos aferentes, como las que parten de este, las eferentes, viajan por los mismos nervios. La diferencia es que estos, en su interior, poseen diferentes vías.

Por otro lado, y como ya hemos adelantado, las ordenes que parten del sistema nervioso pueden ser voluntarias (caminar, correr, trabajar, etc.), en cuyo caso están regidas por el sistema nervioso voluntario, o involuntarias (latido cardiaco, función digestiva, etc.), que están controladas por el sistema nervioso autónomo.

Sistema Nervioso Central

En el sistema nervioso central podemos hablar de varias estructuras y elementos. Te las mostramos.

El encéfalo 

Está formado por cuatro partes diferentes:

  • El cerebro, que es el centro de los procesos (sentimientos, análisis, movimientos. etc.).
  • El cerebelo, que se encarga de la coordinación y el equilibrio.
  • La protuberancia anular, que es la zona de paso de vías motoras y sensitivas y el origen de los nervios craneales. 
  • El bulbo raquídeo, que tiene el control de las funciones respiratorias y vasomotoras.
La médula espinal

La médula espinal, por su parte, es un cilindro terminado en fondo de saco. Este finaliza a la altura de la primera vértebra lumbar (L1), para dar lugar a la cola de caballo, que son las prolongaciones de la médula en forma de nervios espinales.

De la médula salen 31 pares de nervios.

Todo el sistema nervioso central se encuentra envuelto en unas membranas llamadas meninges (duramadre, aracnoides y piamadre) cuya función es protegerlo.

El líquido cefalorraquídeo

El líquido cefalorraquídeo es un producto derivado del filtrado sanguíneo en la cavidad craneal. Ya abordaremos este aspecto con mas detalle cuando estudiemos la cavidad y la osteopatía craneales.

Se encuentra en los espacios subaracnoideos y en los ventrículos cerebrales.

El líquido cefalorraquídeo se desplaza (fluctuación) a través del sistema nervioso central y se pone en continuidad con el resto de los líquidos corporales a través de los agujeros de conjunción. 

Sus funciones son:

  • Protección frente a traumatismos (golpes, estiramientos).
  • Labores de transporte de nutrientes y desechos (como el líquido intersticial y linfa del sistema nervioso central).

Sistema Nervioso Periférico

El sistema nervioso periférico está formado por esos 31 pares de nervios raquídeos que salen por ambos lados de la medula espinal a través de los agujeros de conjunción inervando un “filete corporal” compuesto por varios tipos de tejidos (metámera). Podemos clasificarlas en distintos tipos.

  • 8 cervicales.
  • 12 dorsales.
  • 5 lumbares.
  • 5 sacras.
  • 1 coxígea.

El Sistema Nervioso Autónomo (S.N.A.)

El S.N.A. encarga de regular todas las funciones corporales involuntarias funcionando a modo de acelerador y freno de las mismas.

Esta regulación es llevada a cabo por dos subdivisiones del sistema: Simpático y Parasimpàtico.

Fisiología del sistema nervioso

Para que se dé la reacción a un estímulo, ya sea externo o interno, existen 4 procesos que deben suceder. Son los siguientes. 

  • Recepción: es el proceso de detectar un estimulo. Las neuronas y los órganos especializados son quienes lo realizan.
  • Transmisión: es el envío de mensajes a través de las neuronas. Estas neuronas mandan el estimulo al sistema nervioso central, por eso se llaman neuronas aferentes o sensoriales. Lo que hacen es mandar la información a neuronas de asociación o interneuronas.
  • Integración: es el proceso de interpretación de la información que llega. Es llevado a cabo, principalmente, por neuronas de asociación en el sistema nervioso central. Este transmite mensajes a través de neuronas eferentes o motoras.
  • Respuesta de músculos o glándulas: la efectúan los efectores, que es como se denomina en neurofisiología a los músculos o las glándulas.

Estructuras que conforman el sistema nervioso

En el sistema nervioso vamos a encontrar distintas estructuras. La unidad funcional es la neurona, que actúa transmitiendo rápidas señales eléctricas llamadas impulsos nerviosos. Por otro lado, otro tipo celular es la célula glial, cuya función es dar apoyo a las neuronas.

Veámoslas más detenidamente.

Neuronas

Las neuronas tienen tres partes principales: 

  • Dendritas, las cuales conducen impulsos hacia el cuerpo celular de la neurona.
  • Cuerpo celular, el cual contiene el núcleo, que es el centro de control, el “cerebro” de la neurona. Además, de él parten las dendritas y los axones.
  • Axón, que conduce los impulsos desde el cuerpo celular de la neurona. 

Ahora que ya conocemos las partes de las neuronas, vamos a enfocarnos en su clasificación. Y es que estos elementos se clasifican de acuerdo con su función. Podemos encontrarlas de tres tipos.

  • Sensoriales: se denomina así a las que conducen impulsos hacia la medula espinal y el encéfalo.
  • Motoras: las que conducen impulsos desde el encéfalo y la medula espinal hacia los músculos y las glándulas.
  • Interneuronas: son las que conducen impulsos desde las neuronas sensoriales hasta las motoras.

Células de Glía

En estás células de tejido conjuntivo del sistema nervioso central podemos encontrar tres tipos. 

  • Astrocitos: células en forma de estrella que anclan los vasos sanguíneos pequeños a las neuronas.
  • Microglía: células pequeñas que se desplazan hacia el tejido cerebral inflamado y tienen capacidad de fagocitosis.
  • Oligodendroglía: forman las vainas de mielina de los axones del sistema nervioso central.

Nervios 

En este caso, lo primero que hemos de saber es que un nervio está formado por fascículos de axones periféricos envueltos por una cubierta. Para que puedas comprenderlo mejor, debes saber que esta cubierta guarda una similitud estructural con un cable eléctrico.

¿Qué partes vamos a encontrar en el nervio?

  • Tracto: fascículo de axones centrales.
  • Sustancia blanca: tejido compuesto sobre todo de axones mielinizados (nervios o tractos).
  • Sustancia gris: tejido compuesto sobre todo de cuerpos celulares y fibras no mielinizadas.
  • Cubiertas neurales: están formadas por tejido conjuntivo fibroso.
    • Endoneuro: rodea las fibras individuales de un nervio.
    • Perineuro: rodea un grupo (fascículo) de fibras nerviosas.
    • Epineuro: rodea al nervio completo.

Y ¿cuáles son los tipos de nervios que existen? Como ya mencionábamos anteriormente, encontramos tres tipos de nervios distintos:

  1. Aferentes: que recogen la sensibilidad y los sentidos.
  2. Eferentes: que llevan la información para la musculatura tanto voluntaria como involuntaria.
  3. Mixtos: contienen fibras aferentes y eferentes.

Cada uno de ellos, en base a su condición, contendrá diferentes grupos de fibras, de las cuales existen 4 tipos.

  1. Eferentes somáticas destinadas a músculo estriado. EN ROJO.
  2. Eferentes viscerales para la musculatura lisa y las glándulas. EN ROJO.
  3. Aferentes somáticas que recogen la sensibilidad de la piel, las articulaciones y los músculos. EN VERDE.
  4. Aferentes viscerales para la sensibilidad visceral. EN VERDE.

Asimismo, las fibras simpáticas forman parte del sistema nervioso autónomo y podemos dividirlas en preganglionares y posganglionares en función de su ubicación.

Impulsos nerviosos

Los impulsos nerviosos son ondas autopropagadas de alteración eléctrica que viajan a lo largo de la superficie de la membrana de una neurona.

¿Cuál es su mecanismo? Vamos a verlo.

  1. Un estímulo desencadena la apertura de canales de Na+ (sodio positivos) en la membrana plasmática de la neurona.
  2. La entrada de iones sodio positivos provoca un ligero exceso de iones negativos fuera de la membrana, en el punto estimulado. Este acontecimiento marca el comienzo de un impulso nervioso.

Sinapsis

Llamamos sinapsis al punto en el que se unen dos neuronas.

¿Qué sucede en este punto?

Determinadas sustancias químicas liberadas desde terminales axónicos (pertenecientes a una neurona presináptica) en una hendidura sináptica llamados neurotransmisores, se unen a unas moléculas receptoras específicas en la membrana de una neurona postsináptica. Esto abre canales de iones, lo que permite la conducción del impulso estimulador por la membrana.

Diagrama, Mapa

Descripción generada automáticamente

Existen diferentes tipo de neurotransmisores, entre los que encontramos acetilcolina, catecolaminas (noradrenalina, dopamina y serotonina) y otros compuestos.

Arcos reflejos

Los impulsos nerviosos son conducidos desde los receptores hasta los efectores a través de vías neuronales o arcos reflejos. La conducción por un arco reflejo provoca, como su nombre indica, un acto reflejo (es decir, contracción de un músculo o secreción en una glándula).

Los arcos reflejos más simples son los de dos neuronas: uUna neurona sensorial que forma sinapsis en la médula espinal con una neurona motora.

Por otro lado, los arcos trineuronales están formados por una neurona sensorial que sinapta en la médula espinal con una interneurona y esta, a su vez, con una neurona motora.

Vías sensitivas para la transmisión de señales somáticas al sistema nervioso central

Casi toda la información sensitiva proveniente de los segmentos somáticos del cuerpo ingresa en la médula espinal por las raíces dorsales de los nervios espinales. 

Desde el punto de entrada en la médula hasta su llegada al encéfalo, las señales sensitivas son transmitidas al sistema nervioso central por dos vías sensitivas alternativas: por un lado tenemos el sistema de columnas dorsales-lemniscos y, por otro, el sistema anterolateral.

Veámoslos con más detalle.

Columnas dorsales-lemniscos

Este sistema lleva señales, principalmente, en las columnas dorsales de la médula espinal. Después, luego de cruzar hasta el lado opuesto en la decusación del bulbo, asciende por el tronco encefálico hasta el tálamo a través del lemnisco medial. 

Sistema anterolateral

Por otra parte tenemos las señales del sistema anterolateral. Estas, después de originarse en las astas laterales de la columna gris lateral, cruzan hacia el lado medular opuesto y ascienden por las columnas blancas anterior y lateral. Su camino termina en todos los niveles del tallo encefálico y también en el tálamo.

Diferencias entre ambos sistemas

Existen algunas diferencias importantes entre estos dos sistemas.

Por un lado, el sistema columnas dorsales-lemniscos está compuesto por fibras nerviosas mielínicas grandes, las cuales transmiten señales hasta el encéfalo a velocidades de 30 a 110 m/seg (vía epicrítica). En contraposición, el sistema anterolateral está compuesto por fibras mielínicas mucho más pequeñas que transmiten señales a velocidades que varían desde algunos metros por segundo hasta 40 m/seg (vía protopática).

En segundo lugar, hemos de destacar que el sistema columnas dorsales-lemniscos tiene un grado muy elevado de orientación espacial de las fibras nerviosas con respecto a su origen sobre la superficie del cuerpo. Por el contrario, el sistema anterolateral tiene un grado de orientación espacial mucho menor.

La información sensitiva que debe ser transmitida con rapidez y fidelidad temporoespacial se transmite por el sistema columnas dorsales-lemniscos. En cambio, la que no necesita una difusión rápida ni de gran fidelidad espacial es transmitida principalmente por el sistema anterolateral.

En tercer lugar, el sistema anterolateral puede transmitir un amplio espectro de modalidades sensitivas como dolor, calor, frío y sensaciones táctiles groseras. El caso del sistema columnas dorsales-lemniscos encontramos que está limitado a los tipos más definidos de sensaciones mecanorreceptoras solas.

La corteza sensitiva somática

En los animales inferiores, el control de las actividades motoras se realiza por núcleos de la base y otras zonas subcorticales. El hombre consigue la ejecución de movimientos de gran destreza y coordinación (por ejemplo, con las manos o la cara) gracias al desarrollo de las áreas motoras de la corteza cerebral donde radican la consciencia y la voluntad de ejecución.

La corteza cerebral humana se encuentra dividida en aproximadamente 50 áreas distintas denominadas áreas de Brodmann.

La corteza sensitiva somática se ubica inmediatamente por detrás de la cisura central, localizada sobre todo en las áreas 1, 2, 3, 5, 7 y 40 de Brodmann. Por su parte, lLa porción de la corteza por delante de la cisura central está dedicada al control motor del organismo y algunos aspectos del pensamiento analítico

Principios de la inervación muscular

Para hablar de innervación muscular, debemos hacer algunas aclaraciones. Para comenzar, hemos de distinguir entre tonicidad y motricidad.

Por un lado, la tonicidad se refiere al grado de tensión muscular que posee cada músculo cuando se halla en reposo. Es involuntaria y mantiene tanto nuestra postura como el grado de umbral de contracción muscular. De esta manera, se relaciona con el grado de excitabilidad muscular y este, a su vez, con el estado de excitación del individuo. Así, entendemos que en situaciones de alerta cualquier estimulo es suficiente para desencadenar una contracción muscular.

La motricidad, por su parte, es la capacidad motora del músculo en cuestión. Es voluntaria y provoca nuestros movimientos en el sistema de la locomoción. Este requiere una coordinación entre los sistemas que mantienen la postura y los que producen el movimiento voluntario.

Principales músculos tónicos y fásicos

En relación con el punto anterior, podemos decir que existen músculos tónicos, que mantienen nuestra postura, y músculos fásicos, que facilitan nuestro movimiento.

Te dejamos por aquí una lista para que los reconozcas.

¿Cuáles son los músculos tónicos?

  • Bíceps crural
  • Semitendinoso
  • Semimembranoso
  • Psoas-ilíaco
  • Recto anterior
  • Tensor de la fascia lata
  • Aductores largo, menor y mayor
  • Recto interno del muslo
  • Piramidal
  • Sartorio
  • Gemelos
  • Sóleo
  • Pectoral mayor
  • Angular del omóplato
  • Parte descendente del trapecio
  • Bíceps braquial
  • Paravertebrales lumbares y cervicales
  • Cuadrado lumbar
  • Escalenos
  • Flexores de la mano

¿Cuáles son los músculos fásicos?

  • Vastos interno y externo
  • Glúteos mediano, mayor y menor
  • Tibial anterior
  • Peroneos
  • Romboides
  • Partes descendente y horizontal del trapecio
  • Parte abdominal del pectoral mayor
  • Tríceps braquial
  • Paravertebrales de la región torácica media
  • Musculatura pequeña de manos y pies

El músculo tónico, debido a su condición de tensión prácticamente permanente, tiende al acortamiento o a la fibrosis muscular. Por el contrario, el músculo fásico tiende a la atrofia muscular.

En ambos casos se trata de una condición de economía general del organismo.

Control del movimiento

El sistema de control de movimiento esta coordinado por tres niveles, los cuales trabajan de una forma jerárquica y paralela simultáneamente. ¿Cuáles son?

  • La corteza cerebral.
  • El tronco encefálico.
  • La medula espinal.

La coordinación del movimiento esta controlada por el cerebelo y los ganglios basales.

Control periférico del movimiento

El control periférico nos permite coordinar los movimientos mientras se están produciendo. Esta función depende de los receptores músculo tendinosos: tanto de los husos neuromusculares como de los órganos tendinosos de Golgi.

Intervienen en la propiocepción, en los reflejos medulares y ambos poseen reflejos opuestos.

Inervación muscular

Receptores nerviosos

En cada segmento de las astas anteriores de la sustancia gris espinal, se originan una serie de motoneuronas encargadas de inervar la musculatura esquelética. Estos los podemos dividir en dos grupos.

  • Motoneuronas alfa: inervan las fibras esqueléticas y dan origen a la placa motora. Por tanto, controlan la función contráctil.
  • Motoneuronas gamma: transmiten impulsos a las fibras intrafusales de los husos neuromusculares.

Las alfa son más voluminosas y numerosas que las gamma.

Receptores nerviosos musculares

En la musculatura estriada existen 5 tipos distintos de receptores.

  • Husos neuromusculares
  • Órganos tendinosos de Golgi
  • Corpúsculos de Vater Pacini
  • Terminaciones nerviosas libres
  • Mecanorreceptores

Nosotros nos centraremos en el estudio de los dos primeros. Y es que la función de estos receptores nerviosos es la protección y el ajuste de la estructura músculo tendinosa a las necesidades en cada momento.

Husos neuromusculares 

El huso neuromuscular es un mecanorreceptor cuya función pasa por la activación ante los estímulos de estiramiento. Cuando el músculo se contrae, cesa su actividad.

Los husos están formados por entre 3 y 10 fibras musculares (según autores) llamadas intrafusales. Estas se disponen en sentido paralelo a las fibras musculares que forman el vientre muscular (extrafusales) y envueltas en una cápsula conjuntiva que las aísla de estas.

Las fibras intrafusales pueden insertarse en el tendón muscular o en los extremos de la cápsula que las envuelve.

Cuando el músculo se estira, las fibras intrafusales son estimuladas y envían impulsos a través de las fibras nerviosas aferentes que los inervan. Este estímulo llega hasta la medula espinal y se produce una excitación de la motoneurona (fibra eferente), la cual provocará una contracción muscular de defensa.

Los estímulos captados por los husos responden tanto a la longitud del músculo como a la velocidad del estiramiento.

Organos de Golgi

Se trata de un mecanorreceptor de tensión que se inserta en la unión musculotendinosa.

Está formado por una serie de fibras colágenas rodeadas por una cápsula conjuntiva e inervadas por una fibra nerviosa. Cuando es estimulado por el estiramiento, circunstancia que ocurre mucho más tarde que en el caso de los husos musculares, se produce una inhibición del reflejo de defensa muscular (motoneurona alfa).

Imagen que contiene Diagrama

Descripción generada automáticamente

Texto

Descripción generada automáticamente

Inervación articular

Las cápsulas articulares poseen 4 tipos de receptores nerviosos diferentes. Estos son capaces de informarnos de nuestra postura y de emitir señales de alerta como es, por ejemplo, el dolor.

Diagrama

Descripción generada automáticamente

TIPOUBICACIONCARACTERISTICASFUNCION
Mecanorreceptores 1Capa superficial de la cápsula articular.• Bajo umbral de estimulación.
• Reacción lenta.
Informa sobre la estática y la dinámica de la articulación (posición, presión, dirección, amplitud y rapidez).
Mecanorreceptores 2Capa profunda de la cápsula articular.• Bajo umbral de estimulación.
• Reacción rápida.
Inhibidores de dolor. Ajustan el tono muscular a los movimientos articulares (arrancada, parada).
Mecanorreceptores 3Ligamentos de articulaciones  y columna (solo en interapofisiarios, intertransversos y transversos espinosos).• Alto umbral de estimulación.
• Reacción lenta.
Inactivos en la articulación inmóvil, solo se activan en el final de los movimientos.
Nociceptores• Cápsula fibrosa articular.
• Paredes de los vasos sanguíneos articulares.
• Tejido adiposo articular.
• Tejido celular subcutáneo.
• Periostio.
• Tendones.
• Aponeurosis.
• Ligamentos comunes anteroposteriores.
• Ligamento amarillo.
• Ligamento interespinoso.
• Duramadre.
• Provocan sensaciones de dolor.
• Su umbral de estimulación es alto.
• Carecen de capacidad de adaptación.
• Emisión de dolor y aumento del tono muscular.
• La acción de los nociceptores altera la propiocepción articular estática y dinámica alterando los movimientos y la postura, provocando así esquemas patológicos a raíz de posturas antidolorosas.

La emisión de informaciones dolorosas puede ser inhibida por los mecanorreceptores. Aun así, debido al proceso de adaptación que estos manifiestan, el impulso nociceptor altera la función articular. Esto hace que sea asintomática para el paciente, pero, aun así, no carecerá de repercusiones a medio plazo.

Ahora que ya sabes mucho más sobre la neurofisiología, seguro que también te interesan estos artículos sobre biomecánica del raquis o los principios de la osteopatía.

Diplomado en fisioterapia por la Universidad de Cantabria (2008). Director Instituto de Osteopatía y Terapias Manuales desde enero del año 2000. Profesor de Osteopatía Terapias Manuales y Postgrados de Fisioterapia desde 1996.


¿Olvidaste tu contraseña?
¡Oferta Black Friday!
Apúntate por solo 1€ a TODOS nuestros CURSOS

TODOS los Cursos para Fisioterapeutas. A partir del segundo mes, 9.99€. Sin Compromiso de Permanencia.